Un cambio de cultura y la colaboración de la comunidad educativa, claves para una transición hacia el aprendizaje competencial

HAZ, Alianza por la Educación presenta el ‘Cuaderno sobre aprendizaje competencial en España’, liderado por Fundación Vodafone España, en colaboración con EsadeEcPol. «El aprendizaje por competencias permite entender el conocimiento de forma más conectada, dando sentido a lo que se aprende”, ha afirmado Remedios Orrantia, Presidenta de HAZ, Alianza por la Educación.

Vivimos en un mundo cada vez más interconectado, globalizado y digitalizado, en el que han cambiado los patrones sociales y culturales. Esto exige un cambio de paradigma en el modelo educativo, para formar al alumnado en las competencias necesarias para comprender y participar en la sociedad. Un proceso de transformación educativa que requiere la implicación de toda la comunidad educativa.

“Cuando empezamos HAZ, teníamos claro que lo que queríamos era hacer y este cuaderno de diagnóstico y recomendaciones es un ejemplo de ello. El aprendizaje por competencias permite entender el conocimiento de forma más conectada, dando sentido a lo que se aprende y su utilidad práctica, acompañando el conocimiento de una serie de habilidades y actitudes que permitan al alumnado aprender a aprender durante toda su vida para enfrentarse a los retos aplicando el conocimiento a un mundo cambiante”, asegura Remedios Orrantia, Presidenta de HAZ, Alianza por la Educación y Fundación Vodafone España.

El cuaderno, elaborado por HAZ, Alianza por la Educación y liderado por Fundación Vodafone España, en colaboración con EsadeEcPol, presenta un diagnóstico de la situación de las políticas y prácticas curriculares en los centros educativos y administración en España, así como de los elementos clave que explican, posibilitan o dificultan la implementación de un currículum por competencias. A partir de ahí, se presentan estrategias y acciones que podrían ser útiles para administraciones y centros educativos a la hora de implementar una transición curricular exitosa.

Un proceso de abajo arriba, liderado por los propios centros

En España se empieza a hablar de competencias en la LOE (2006). Sin embargo, no es hasta la llegada de la LOMCE (2013) cuando se habla de competencias clave y se produce una vinculación explicita de éstas con una nueva política curricular. Todo este enfoque basado en competencias pasa por realizar cambios en la organización y cultura escolar, en las metodologías de enseñanza y evaluación del alumnado, y por impulsar la colaboración docente. Sin embargo, a pesar de las últimas modificaciones legislativas, no se ha avanzado de forma unitaria en estas cuestiones de tal forma que produzcan un cambio sistémico que llegue a todos los centros educativos del país.

De hecho, la aplicación de un currículum competencial se ha basado en intentos fragmentados y poco sostenidos en el tiempo por parte de un número pequeño de centros educativos, que presentan algunas inquietudes en común. “La aplicación de un currículum competencial surge de la necesidad de hacer las cosas de otra manera, y como muchas veces, la necesidad agudiza el ingenio. Entonces te das cuenta de que, cuando cambias la cultura del centro hacia una de reflexión y crítica constructiva, nace un proyecto social. Trabajar de otra manera mejora la inspiración y la motivación. Ya no concebimos otra manera de trabajar que no sea de manera colaborativa”, cuenta Rosa Llorente, Directora del CEIP Ramiro Soláns de Zaragoza.

“En mi caso, implementar un aprendizaje por competencias, cambió mi forma de mirar a la educación, me di cuenta que lo competencial subyacía a todo, los buenos resultados entre los alumnos nos indicaron que lo competencial era el camino”, explica Ana Hernández, Jefa de Estudios del IES Julio Verne de Leganés y colaboradora de este cuaderno.

La colaboración docente pieza fundamental

“Una parte fundamental dentro de cualquier intento de adoptar un currículum por competencias consiste en contar con un equipo docente que forme parte del proyecto de transformación del centro. Mediante un incremento de la formación y la colaboración docente, puede realmente transformarse la estructura y cultura escolar que requiere una transformación curricular”, explica Inés Fernández, Project Manager de Fundación Vodafone España y miembro del Comité Ejecutivo de HAZ, Alianza por la Educación.

Además, los cambios curriculares suelen afrontar un problema fundamental de comunicación pues se pueden percibir como algo más etéreo, difícilmente materializable, que simplemente degradaría las titulaciones y contenidos, lo que impediría la función selectiva de los estudiantes que más se esfuerzan al final de la etapa de enseñanza obligatoria. Un buen entendimiento del aprendizaje competencial y de la profundización en los conocimientos, habilidades y actitudes que implica, permite verdaderamente al alumnado aprender de forma más práctica y útil y, sobre todo, le dota de la capacidad de aprender a aprender durante toda su vida personal y profesional.

“En la última década se han producido más de 500 reformas educativas en los países de la OCDE, muchas de ellas curriculares. Es decir, la reforma curricular era necesaria, estamos entrando en la onda, ahora bien, necesitamos consistencia, persistencia y paciencia porque de momento hay muchas más preguntas que respuestas”, asegura Francisco Luna, Presidente de FEAE País Vasco.

“El tiempo que vivimos es una oportunidad maravillosa para innovar. Cuando el mundo cambia tanto y tan rápido, surge la oportunidad de hacer cosas nuevas. No cercenemos iniciativas que nos lleven a innovar”, subraya Ricardo J. Palomo, Decano y Director de CEU Digital y miembro de la Junta Directiva de HAZ, Alianza por la Educación.

El docente en el centro del cambio

Entre las conclusiones de este cuaderno destaca el valor de la colaboración de toda la comunidad educativa, así como la importancia de un cambio de cultura a la hora de abordar la Educación. “La colaboración es el eje de la transformación hacia un aprendizaje más competencial. Seguir avanzando en el centro como unidad de cambio, porque es el espacio clave, para ello es importante consolidar la digitalización y dar más flexibilidad en la organización de las escuelas con espacios de reflexión y discusión conjunta”, ha resumido Lucas Gortazar, Research Director & Education Senior Fellow de Esade EcPol y colaborador de este Cuaderno sobre Aprendizaje Competencial.

La presentación ha estado clausurada por el Secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, quien ha expuesto que “las Administraciones Públicas tenemos que explorar el propósito y el sentido del cambio. Para ello debemos activar las palancas del cambio, apoyar las iniciativas ya iniciadas y hacer seguimiento de los procesos. Estamos ante un proceso de cambio que debemos pilotar las Administraciones Públicas, pero que deben seguir los docentes y los centros educativos”.

En definitiva, trabajos como el ‘Cuaderno sobre aprendizaje competencial en España’ elaborado por HAZ, Alianza por la Educación son pequeños pasos que se traducen en cambios incrementales.

Link al ‘Cuaderno sobre aprendizaje competencial en España’